No concluyas lo que no has iniciado.

07-02-17 Jorge Razo 0 comment

¿Cuantas veces hemos dejado cosas a la mitad? Te mentira si te dijera que siempre he concluido todo lo que me propongo en la vida, sin embargo, no es así,  un par de cosas sí las he dejado a la mitad e incluso ni siquiera las he iniciado.

Y apuesto que todavía podemos compartir un sentimiento más, conozco el esfuerzo, sé del cansancio y el arduo trabajo que conlleva trabajar y estudiar, el sentir que tu tiempo se acabo y que tú debes de aceptar que ya perdiste tu oportunidad de terminar tu preparatoria, pero sabes, el tiempo solo es un pretexto.

¿Cuando fue la ultima vez que te aventuraste a realizar algo?

Seguramente te sentiras extraño y te dirás que la edad si importa para realizar lo siempre soñado, pero déjame contarte algo, mi padre termino su prepa por la noches, mientras que en el día trabajaba, es por él que sé cuando hablo de determinación, voluntad y sueños.

Puedo asegurar que igual que mi padre, el tuyo te enseño muchas otras cosas, de él aprendí que no ese trata de cuanto tiempo llevas de que no has pisado una escuela, sino de cuanto tiempo estarás postergando aquel sueño, cuanto más dejaras pasar la fecha de inscripción a una nueva vida.

Es un hecho, que en el transcurso de la vida, te enfrentas a situaciones difíciles que suelen desviarte del rumbo planeado, y en consecuencia, te llevan a renunciar a metas que soñabas alcanzar algún día.

Soy muy viejo para volver a la escuela, no tengo tiempo, primero son mis hijos.

Sabes, en la era de contenido y las redes sociales, afortunadamente, hoy es posible volver a pensar en terminar tu preparatoria sin importar la edad que tengas gracias a las recientes innovaciones de algunas plataformas digitales o cursos que te ayudan a adquirir el conocimiento y a desarrollar las habilidades necesarias para acreditar la educación Media Superior, mediante el examen EXUAB, que te ofrece e #cursoCIE

Y así, ser el orgullo de la familia qué, a pesar de pensar que estamos demasiados viejos para como volver a pisar una escuela, cumplimos y acabamos con otro reto en nuestra vida, ser un ejemplo para la gente que te rodea, de que a pesar de sentirte demasiado grande aun lograste ganarle a la vida.

 

 

 


Déjanos un comentario: